las antigüedades, los kimonos de segunda mano, los gatos de la suerte, las teteras y toda clase de artesanías, se mezclan con ungüentos, medicinas y alimentos varios, una experiencia muy recomendable, una experiencia de las que me gustan, de las que te dejan la ropa con olor a comida y el bolsillo vacío.