Suena el reloj a las 4:30, volvemos a colgar nuestra mochila a la espalda y las 5 ya estamos en un taxi de camino a Sarangkot, le comentamos al taxista nuestra prisa, por ver el amanecer y salir rapidísimo a... Seguir leyendo →